Buscar
  • Aurora es la autora

¡SER CIRCULAR Y NO PERDER EL TIEMPO!

Empieza un nuevo ciclo académico en las diferentes instituciones de enseñanza y con él, un nuevo comienzo, nuevos propósitos, nuevas ilusiones y nuevas metas. Porque siempre estoy rodeada de estudiantes o porque, de una forma u otra, siempre estoy metida en algún curso...por estas fechas, siento que algo nuevo comienza, entonces, aprovecho para renovar mis ilusiones y ambiciones entorno a un rutina personal que no cesa. Cada año, experimento esta sensación dos veces: cuando inicia un nuevo año y cuando se abre de nuevo el curso.



Esta vez lo hago además con el firme propósito de alinear mis intereses con un principio que me encanta. Es este que habla de focalizar en lo realmente importante y dejar de abarcar muchos asuntos que, al final, no me reportan ningún beneficio. El 80/20, más conocido como principio de Pareto, me ha conquistado. Quiero dedicarme a lo realmente importante para dejar, de una vez, lo superfluo, bien visto o socialmente correcto. Voy a estar ahí donde quiero estar y hacer, justo, lo que considero personalmente oportuno.


Realmente liberador, este principio, da sentido a la lógica de emplear tus esfuerzos en lo que es realmente importante, esos que te reportan tus mayores beneficios, y dejar, por fin, de ir a cenar con los que no son tus amigos, de encontrarte con personas con las que no vas a conversar sobre nada interesante, de tener grupos de Whatsapp o amigos en Facebook que no intervienen, de molestarte porque ya nadie tiene modales sociales básicos de convivencia básica. Realmente agotador. Pues bien, este principio es para mí una liberación en nombre del rendimiento vital. Necesito altos rendimientos por lo que hago y mi propósito ahora es no perder mi precioso tiempo.


El 80/20 me viene genial ahora que entiendo las relaciones como un movimiento circular, que entiendo a las personas que son circulares, a las organizaciones circulares, la política circular, la sociedad circular e incluso la economía circular y me niego a la confusión de los caminos unidireccionales que solo me hace perder el tiempo. Ser circular requiere elegir y atreverse, requiere decidir qué está dentro y qué se queda fuera, qué soy y qué voy a dejar de ser. Ser circular supone recobrar el sentido y no olvidarlo nunca. 80/20 discrimina todo aquello en lo que empleas tu tiempo y tus ganas y que no va a reportarte nada a cambio, una perdida de tiempo y ánimos que te mantiene fuera de tu espacio de eficiencia y felicidad. Es dejar ir lo que no tiene sentido y canalizar tu vida en lo que realmente está alineado con el tuyo.


Dar un giro de este calibre no es nada fácil. Después de estar en todas partes donde se suponía que debía estar, atenta a todo, dando cobertura a todo el que te necesitaba, dar un revés es tarea que puede parecer desagradable. De repente, te pones desagradable por el hecho de hacerlo diferente. Pero ¿qué pasa?


Ha llegado mi tiempo de seleccionar, de elegir de acuerdo a mí, de tenerme en cuenta solo a mí y a mis intereses, de ser egoísta, y así, cuidarme y cuidar mi crecimiento personal, que de abandonar, solo yo voy a lamentar. Quiero ser muy egoísta, porque solo así, seré capaz de ser como quiero ser y entonces, ser fuerte para querer y cuidar a los míos. Ha llegado el momento de dejar de darlo todo porque esto sea "lo correcto".



Harta estoy de darlo todo, de estar en todo, de facilitarlo todo para ayudar a todos. Solo quiero dar un poco, estar donde y con quien quiero estar y prestar mi ayuda a quien comparta conmigo un sentido, una forma de ver la vida. Quiero cerrar mi círculo de acción, mi espacio de intervención para encontrarme segura, cómoda y capaz para aportar lo que llevo dentro. ¡Ser circular y no perder mi tiempo!















0 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Pinterest Social Icon