Buscar
  • Aurora es la autora

Unidos por nuestras diferencias

Actualizado: 24 de may de 2018

Si hacemos un giro mental, veremos que no estamos unidos por afinidades sino por diferencias. La vida se desarrolla en un espacio que la teoría de sistemas denomina entorno, cúmulo de personas y sistemas sociales muy diversos, conciencias y comunicaciones heterogéneas que conviven en un presente común constituyendo una gran complejidad.


En ese maremágnum emergen las cualidades personales que nos diferencian del entorno, de los otros, es en la interacción con otras personas donde nos percatamos de lo que nos diferencia de ellos, de lo que somos. Entonces, alzamos la mirada y buscamos al que posee las mismas diferencias que nosotros y establecemos conexiones casi de forma natural, autoreferencial y de seguido unas reglas internas de funcionamiento surgen y así, formamos sistemas sociales: los clubes de futbol, Starbucks, los partidos políticos, la federación de montaña, la universidad, McDonalds, Greenpeace, El Corte Inglés, Médicos sin fronteras, Costco, el Ministerio de Educación, el Banco Mundial, la ONU, la FIFA, amigos del ajedrez, la Iglesia. Todas estas organizaciones necesitan ineludiblemente personas que desempeñen distintos cargos para que sean posibles , por tanto qué importante es que sepamos cuán importantes somos todos y cada uno porque... ¡nadie es menos importante en este sistema de sistemas!


Las diferencias se comportan como imanes que con su magnetismo ejercen de organizadores sociales mediante la acción: el individuo se percata de sí mismo y actúa por medio de una secuencia de acciones con sentido encaminada a producir comunicación. Para la teoría de sistemas la única operación que es capaz de sustentar lo social de manera autónoma es la comunicación. La piedra angular de las relaciones sociales no es el dinero, ni la religión, ni la política, ni cualquier otra forma de expresión ajena al individuo. Para Luhmann, máximo defensor de esta teoría, " la comunicación debe ser el punto de partida de una reflexión social, ya que al ser la estructura social más abarcadora, incluye la acción (en el sentido de Weber), sin agotarse en ella" (Luhmann, 2014-15-16). Es en la diferenciación, en la comunicación como base y en la autoreferencia o autopoiesis como la teoría de sistemas nos da luz sobre la estructura social en la que vivimos inmersos porque, muchas veces los árboles no dejan ver el bosque.


Hace muchos años, en el siglo XIX, Karl Marx propuso soluciones a una estructura social conforme a la cual la posesión o no de los medios de producción era determinante y posicionaba al dinero como herramienta de organización social, los individuos se situaban así en una de las famosas dos clases, y era esa misma estructura social la que dibujaba las conciencias.


Hoy, la expansión de la educación ha convertido nuestra sociedad en un entramado de especialistas en distintas ramas de saber que utilizan la comunicación y la acción para trabajar juntos alrededor de sus especialidades y construir sistemas funcionales de expertos en distintas materias fuera del entorno. Ese entorno, es decir todos los demás, nos quedamos a su vez fuera de estas organizaciones y solo recibimos de ellas sus decisiones o productos.


Es importante pensarnos a nosotros mismos para dar sentido a nuestras acciones y utilizar una comunicación en sintonía con la sociedad actual. Si nuestro lenguaje se ha quedado anclado en el pasado es probable que nuestras acciones no nos lleven a un desarrollo acorde a nuestros tiempos y la frustración se apodere de nuestra realidad. Las políticas y las instituciones de otro tiempo deben igualmente adaptarse en el mismo sentido para favorecer un desarrollo social satisfactorio. Por eso, explora tus diferencias y emite una comunicación tendente a confluir con otros que tengan tus mismas diferencias para asociarte en la búsqueda de un fin común, porque ya no vale esperar que una persona ajena a nosotros nos oriente hacia una conciencia diseñada por ella, ese ya no es el camino. La política como solucionador de problemas es un elemento de otro tiempo, hoy es la diferencia, tu propia diferencia la que debe orientarte en la búsqueda de aliados para alcanzar resultados y solo así, cuando todos practiquemos esta nueva comunicación de forma eficiente será posible una sociedad libre y una democracia liberal justa que ahora es imposible.






Fuente:

Introducción a la Teoría de Sistemas. Niklas Luhmann. 2014. Oak-Editorial S.A.


0 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Pinterest Social Icon